Conexión Parkinson

De nuevo con vosotros amigos. Espero que os encontréis bien de salud.  Regreso con un estado de ánimo un tanto bajo pero luchando cada día, como no puede ser de otra manera.  Sigo con mi dieta y me está ayudando a sentirme mejor, más deshinchado y con menos dolores abdominales. 

 

 

 

Si la salud nos lo permite, mañana lunes 12 de octubre a las 19horas (18horas en Canarias), mi buen amigo Iñaki (Vivir con Mister Parkinson) y un servidor iniciaremos una tertulia en directo desde nuestras páginas en Facebook, a la que hemos bautizado como “Conexión Parkinson” para hablar de la odisea que esta representando avanzar a lo largo de este año 2020.  Os animo a conectar y a intervenir.

 

Pero realmente este año 2020 esta resultando ser lo que en castizo se diría un año asqueroso, muy malo, el peor que yo recuerde.  Todos recordamos las primeras informaciones de un virus (de la familia de los coronavirus) que estaba atacando y matando personas en China.  Como otras veces, todas excepto esta, pensamos que era algo local, controlable y muy lejano.  En tan solo unas semanas se extendió como la pólvora ocasionando pérdida de vidas humanas por allí donde pasaba y con la pandemia llego la incertidumbre, la ansiedad y el miedo a lo desconocido. Estado de alarma, confinamiento, faltaba gel hidro alcohólico, mascarillas, papel de WC, si alguien no se había enterado de lo que estaba pasando podría perfectamente creer que habíamos entrado en un estado de guerra o algo similar…..

 

Casi diez meses después, a nivel mundial hoy hablan de más de 1 millón de muertes y casi 40 millones de personas contagiadas por la Covid-19.  Y nosotros, el octavo país del mundo en incidencia, el peor país de Europa, encarando una segunda oleada habiendo desescalado con demasiadas prisas el primer confinamiento y con una gestión nefasta desde el punto de vista político y social.  Lo que ocurrió en las residencias de ancianos fue más que gravísimo y el desplazamiento que la pandemia ocasionó sobre la atención de otros pacientes con enfermedades graves fue igual de salvaje si bien se ha hablado públicamente menos de ello.

 

Comprendo que, por lo desconocido e inesperado,  al principio pudieran existir errores de planificación del material de protección, que nuestros gladiadores (personal sanitario, de limpieza, voluntarios, fuerzas de seguridad,etc) casi se colapsaran y que el sistema sanitario se desbordara.  Como ya os comentaba en el último post, lo que me decepciona y preocupa mucho es ver el circo político que tenemos montado para la gestión de una segunda oleada otoñal, prevaleciendo la división y los intereses particulares en detrimento de generales cuando por desgracia se trata de un asunto (una verdadera emergencia) de interés general.

 

Como paciente que sufro una enfermedad neurológica crónica y degenerativa me preocupan especialmente varias cosas, entre las que destacaría las siguientes:

 

  • Tendría que existir y aplicarse un protocolo específico para los ingresos hospitalarios por COVID-19 que sufran este tipo de enfermedad neurológica (crónica y degenerativa).  Cada paciente es diferente, pero no lo es en el hecho de tener una medicación muy concreta que debe tomarse diariamente con un horario determinado. Debe respetarse escrupulosamente la dosis y el horario debido a que, en caso de no hacerlo, el paciente podría sufrir un agravamiento de sus síntomas con lo que ello podría suponer para su estado clínico y para la evolución de la severidad de la COVID-19.  En mi opinión, una parte importante de los pacientes jóvenes probablemente podríamos seguir tomando (nosotros mismos) la medicación de la misma forma que estamos haciendo ahora, una vez el equipo del hospital que nos trate haya analizado si existe alguna contraindicación entre el medicamento para el Parkinson y la medicación con la que prevén tratar la COVID-19.  Es necesario que se potencie y que exista una adecuada coordinación entre los médicos de urgencias, los de planta y el equipo de neurología de cada hospital.

 

  • No deberían aplazarse las intervenciones programadas más vitales ni demorarse las urgencias y ello pasa por gestionar de otra forma la pandemia de tal forma que no se produzca un colapso igual o peor que el que se produjo en marzo de 2020. Estoy seguro que actualmente está problemática ya se está abordando y solucionando de una forma distinta (mejor) a lo que ocurrió durante la primera oleada.

 

  • La profunda tristeza que envuelve a todos los ingresos hospitalarios por el hecho de saber que va a estar un periodo posiblemente de semanas (cuando no meses) sin poder estar ni tocar físicamente a nadie de su familia.  Esto es devastador, desesperante e inhumano. Comprendo que deban imperar las medidas de seguridad para todos, pero en los casos de enfermedad severa y antes de la intubación, considero que debería intentarse planificar que siempre pueda haber un contacto físico con alguien de la familia.  Opino que una segunda oleada debería permitir esta mejora sustancial cuando algo imprescindible como era el abastecimiento de EPI’s ahora parece que afortunadamente está garantizado.

 

  • Parece que encuestas recientes revelan que nuestro personal sanitario se encuentra exhausto y que una parte del mismo se plantea serias dudas ante una segunda oleada.  Lo entiendo perfectamente y lo único que se me ocurre es agradecerles por enésima vez y de todo corazón el esfuerzo ya hecho y pedirles que busquen toda la fuerza posible en la inmensidad de su vocación y de su profesionalidad para afrontar este próximo trimestre que será extremadamente duro pero que, como casi todo, lo superaremos y pasará.

 

 

Y ante esto no nos queda otra que actuar siempre con mucha prudencia, de extremarla, en lo relativo a cumplir con las normas de movilidad que nos prescriban, a llevar siempre puesta la mascarilla, utilizar el gel siempre que sea procedente, lavarse bien y continuamente las manos y aplicar siempre la distancia de seguridad.  Una sugerencia más es evitar reuniones familiares o sociales en las que al mismo tiempo estén presentes más de 6 personas. Hablaremos mañana en directo a las 19h sobre este tema, en el programa que os explicaba al inicio de este post.

 

 

 

En cuanto a mis proyectos y mi día a día, seguiré (a pesar de haber encontrado ya algunas dificultades y algunas piedras en el camino) intentando avanzar en la constitución de una Delegación de Pepita en Catalunya.  Los motivos son claros:  opino que existe una necesidad no cubierta y que puede complementarse muy bien con el servicio que actualmente ofrecen las asociaciones tradicionales, sumando y no restando ni empatando.  Lógicamente deben existir diferencias de enfoque y de funcionamiento entre una asociación cuyos socios tengan prácticamente todos menos de 50 años en el momento del diagnóstico que las actuales en las que el peso de estos socios jóvenes no pasa de un 15% por ciento del total.   Será difícil, muy difícil, pero de momento no me rindo y seguiré avanzando con este proyecto.

Y este blog, seguirá adelante y espero que más movido y dinámico gracias sobre todo a los comentarios de ánimo y de fuerza que muchos de vosotros me habéis transmitido y a vuestras peticiones que siga con ello y no lo deje. Gracias, mil gracias por ese cariño que se transforma en alegría, orgullo y satisfacción. 

  Hace un par de semanas un compañero al que diagnosticaron Parkinson hace más tiempo que a mí y al que han intervenido quirúrgicamente recientemente (DBS) me decía que el perfil (en general) de un enfermo de Parkinson es el de una persona que se siente engañada por el “sistema”, desvalorizada, que se vuelve egoísta sin mala intención en un intento de recobrar su sensación de sentirse útil y que intenta proteger su imagen ante los demás para no perder la estimación y el reconocimiento que éstos le guardan. Puede tener razón, el tiempo nos pasa más rápido y conforme eso ocurre algunos sentimos que la vida se nos está escapando entre las manos y es entonces cuando queremos vivir aún más intensamente y hacer cosas que nos llenen, den sentido a nuestra vida llena de limitaciones crecientes y que aporten algo diferencial a la comunidad debido a que tiene efectos terapéuticos y a que en nuestro subconsciente nos da la tranquilidad de pensar que cuando nos hayamos ido, no lo haremos de inmediato porque dejaremos legado para que se nos recuerde y hay quien dice que uno vive mientras alguien le recuerda.

Hasta pronto

Pd. tengo pendiente concertar visita para valorar si en mi caso podría aplicarse un tipo de intervención menos invasiva conocida como HIFU.  Aunque se aplica fundamentalmente para reducir un tipo de temblor determinado, lo consultaré.  

 

Stai Forte !!

llar de foc hifu

Contento de volver a estar aquí con vosotros porque significa que sigo al pie del cañón, compartiendo lo que me parece que puede ser interesante para la difusión de la enfermedad.

Hoy regreso con un post variado y creo que bastante  entretenido, por la referencia a varios videos que considero que son interesantes.

En primer lugar y en cuanto a las noticias sobre avances científicos con relación a la enfermedad me gustaría hablaros muy brevemente de los siguientes:

HIFU (High Intensity Focused Ultrasounds)

Traducido sería ultrasonidos enfocados de alta intensidad.  En diversos medios ha aparecido muy recientemente la noticia de que una clínica española ya aplica esta técnica para tratar algunos síntomas de la enfermedad de Parkinson y en concreto, los temblores.

Hay diversa literatura al respecto.  Yo para ser coherente con posts anteriores (y como “ambassador” de la misma) seguiré refiriéndome a información publicada en la página web de la Fundación Michael J.Fox y en este caso en un artículo publicado con fecha 19 de diciembre de 2018 en el apartado de “Pregunte al Médico”. Adjunto enlace  HIFU  si bien a continuación lo resumo/transcribo traducido para facilitaros la lectura.

El ultrasonido enfocado es un procedimiento quirúrgico no invasivo que en este caso utiliza ondas de ultrasonido para destruir las células cerebrales que causan problemas de movimiento (se parecería a usar una lupa para enfocar los rayos del sol en una hoja para hacer un pequeño agujero.) Las células cerebrales objetivo son parte de los ganglios basales, el circuito que controla el movimiento normal y se ve afectado en el Parkinson.

¿Qué se puede tratar? 
El ultrasonido enfocado está aplicándose para tratar el temblor de Parkinson que no se beneficia con los medicamentos. Los ensayos clínicos también están probando la terapia para la discinesia: movimientos no controlados e involuntarios que pueden desarrollarse con el uso a largo plazo de levodopa y muchos años de Parkinson. 

¿Cómo se hace? 
Dependiendo de si están tratando el temblor o la discinesia, los investigadores dirigen las ondas de ultrasonido a un grupo diferente de células cerebrales. Las imágenes cerebrales de resonancia magnética guían los rayos de ultrasonido en la ubicación correcta.

¿Cuáles son los pros y los contras? 
Esta técnica no requiere incisiones quirúrgicas ni anestesia general. Es típicamente un procedimiento de una sola vez que produce un beneficio sintomático inmediato. Como todas las terapias disponibles actualmente, no es una cura.

En este momento, el procedimiento generalmente solo se realiza en un lado del cerebro (puede ser el derecho o el izquierdo) debido a posibles problemas del habla, deglución y cognitivos cuando se realiza en ambos lados. Esto significa que alivia los síntomas solo en un lado del cuerpo. Además, pueden producirse infecciones y sangrado, pero estos son efectos secundarios poco comunes.

¿En qué se diferencia de la estimulación cerebral profunda? 
Los dos procedimientos apuntan a las mismas áreas del cerebro. A diferencia de la estimulación cerebral profunda, los ultrasonidos enfocados no requieren de la colocación de cables en el cerebro, las baterías que necesitan recarga o reemplazo, o los dispositivos que conllevan repetidas citas médicas para la programación. Sin embargo, los ultrasonidos enfocados es una técnica que conlleva un efecto irreversible porque involucra la destrucción de las células, a diferencia de la estimulación cerebral profunda (que sí es reversible).

¿Qué pruebas están en curso? 
Los estudios actuales están evaluando si el ultrasonido enfocado podría aliviar la discinesia y las fluctuaciones motoras: las alteraciones entre el tiempo “encendido”, cuando los síntomas están controlados y el tiempo “apagado”, cuando los síntomas regresan. 

¿Quién podría beneficiarse de esta terapia? 
El ultrasonido enfocado podría ser una opción en aquellos que no pueden o no quieren someterse a una estimulación cerebral profunda. Algunas personas no pueden someterse a procedimientos quirúrgicos debido a problemas cardíacos o de sangrado, o de otros tipos. Otros tampoco no son candidatos a DBS debido a problemas de memoria y pensamiento (cognitivos). Otros no desean administrar la logística de la programación de DBS y los futuros reemplazos de baterías. El ultrasonido enfocado expande las opciones de tratamiento disponibles para pacientes y médicos.

La técnica de ultrasonidos enfocados es menos invasiva porque en ningún momento se accede físicamente al interior del cerebro del paciente.  El procedimiento es más sencillo que el de una estimulación cerebral profunda y conlleva menos riesgos para el paciente.  La técnica de la estimulación cerebral profunda es más cara pero el coste lo cubre la Seguridad Social, cosa que no ocurre (de momento) con el HIFU.   La estimulación cerebral profunda está más estudiada y aplicada debido a que se empezó a aplicar ya hace bastantes años.

Como siempre, ante la decisión de someterse a un tratamiento determinado o no someterse a ninguno es absolutamente imprescindible y clave la opinión de nuestro especialista, si bien también hay que considerar otros aspectos como podrían ser la accesibilidad y las condiciones personales de los que estamos ante la tesitura de tener que decidir.

Tampoco hay que perder de vista que quizás no todos los enfermos somos buenos candidatos para todos estos tratamientos y que no son curas, sino terapias sintomáticas. Son terapias que en general son muy efectivas.

Yo ya os he explicado que me han hecho diversas pruebas preoperatorias para someterme a la estimulación cerebral profunda, sigo leyendo sobre dicha técnica y supongo que acabaré operandome.  Tengo pendiente hablar con mi doctora sobre el HIFU y su aplicabilidad a mi cuadro clínico (yo no tengo temblores, mi síntoma cardinal es la rigidez…) y sobre bastantes dudas que me han ido apareciendo acerca de la DBS.

Papel de las células no neuronales en el Parkinson

Apareció en la prensa que el papel de las células no neuronales en el Parkinson se ha demostrado por primera vez, abriendo la puerta al potencial desarrollo futuro de nuevos enfoques terapéuticos.   En concreto se trata de unas células llamadas astrocitos.  Los investigadores han descubierto que las versiones defectuosas de unas células cerebrales humanas llamadas astrocitos están vinculadas a la acumulación de una proteína tóxica característica de la enfermedad, llamada alfa sinucleína.  De ver a estas células como espectadoras de la enfermedad principalmente con un papel protector, los investigadores opinan que hay que considerarlas como jugadores críticos que propagan la enfermedad y amplifican el grado de degeneración neuronal.

También dicen que, si bien los resultados son esperanzadores, todavía queda mucho que aprender para que tratamientos que consideren estas células puedan implementarse en seres humanos.

Tecnología y esfuerzo humano pueden ayudar a volver a realizar funciones básicas (un ejemplo)

Un video emotivo en el que una joven diseñadora gráfica con temblores consecuencia de la enfermedad de Parkinson vuelve a poder dibujar gracias a la inteligencia y determinación de una gran ingeniera, que utiliza las vibraciones para mitigar significativamente el efecto de los temblores.   Ver en Inteligencia humana y Parkinson

Nuevo tratamiento (Inbrija)

Es una buena noticia. Se trata de un inhalador de levodopa para el tratamiento de los períodos “Off”, cuando los síntomas de la enfermedad de Parkinson no respondan bien al resto de tratamientos por vía oral.  Como siempre, sólo deberá utilizarse bajo prescripción de un médico especialista.  Ver artículo en INBRIJA

Y para difundir la enfermedad comparto con vosotros el apartado siguiente:

Una ventana al mundo de la enfermedad de Parkinson

Os adjunto un artículo que incluye un link a un documental on-line que yo definía como impactante, realista, conmovedor, brillante sobre un enfermo joven llamado Cosimo que soñó con ser una estrella musical, un documental que me ha emocionado mucho, en el que me he visto bastante reflejado (en la nostalgia que siente el protagonista, en la dureza tan brutal de los “Offs”, en ver sus efectos en el estado de ánimo, etc) y que me ha animado (por lo relativo a la estimulación cerebral profunda a la que se somete el protagonista).  He contactado con Sam Oldmeadow, productor del documental y me ha animado a estar y a seguir fuerte (“Stai Forte!!”) como le decía a Cosimo. Ver el enlace al video documental en el siguiente artículo una ventana al mundo del Parkinson

Y mis proyectos ?

Estoy entretenido. Lo más relevante:

  • El segundo libro muy probablemente será una realidad.
  • Segunda edición de la caminata Canal Olímpic Word for Parkinson también sigue en pie.
  • Sesión y debate sobre Parkinson jueves 14 de marzo a las 1200pm en Barcelona. Más detalles próximamente.
  • Hace una semana que soy voluntario de la Cruz Roja. De momento, una mañana a la semana estoy unas horas ayudando a otros voluntarios con un grupo de personas mayores de 65 años, haciendo con ellas actividades diversas. El tiempo lo dirá, pero creo que ha sido un gran acierto.

He intercambiado mi libro con la autora de un libro que habla de la enfermedad desde el punto de vista del cuidador. A continuación os adjunto lo que Rosa ha compartido del tema en redes sociales. Gracias por tus mensajes, Rosa!!!.   Me he leído su libro y me ha gustado porque explica, habla (también a través de un testimonio personal) de la enfermedad desde el punto de vista del cuidador, figura absolutamente clave para nosotros los pacientes.

 

Hasta pronto !!