Diagnóstico precoz de la enfermedad de Parkinson

diagn-precoz-2

Hola a todos,

Hace pocos días un buen amigo me envió un email trasladándome una reflexión.  Leyendo esa reflexión he pensado que puede haber más lectores de este blog que se formulen o tengan la misma duda o inquietud.  Temporalmente, la duda se me remitió justo después de que yo compartiera en las redes sociales un artículo de prensa cuyo titular era “Compañía israelí desarrolló el primer análisis de sangre que ayuda al diagnóstico del Parkinson”.

La reflexión que me trasladó fue la siguiente:

“En varios de tus posts (sabes que los leo todos) hablas de la importancia de la detección precoz del Parkinson. Para no entendidos como yo, cuando lo pienso, ¿por qué es tan importante detectarlo cuanto antes mejor si al final es una enfermedad que va degenerando y por el momento no tiene cura? ¿Qué se gana con ello?…..”

Ya sabéis todos desde que empecé este blog que no soy ni tengo formación médica o sanitaria, con lo que lo que comentaré a continuación es, como siempre,  una opinión personal no contrastada técnicamente, formada únicamente a partir de mi experiencia con la enfermedad y a partir de la lectura de distintas publicaciones en la red y de aplicar el sentido común.

El Libro Blanco de Parkinson en España  incluye un apartado titulado” La importancia de un diagnóstico certero y precoz”.  Como en muchas ocasiones, voy a reproducir algunos fragmentos de esta publicación, debido a que como podéis observar este apartado incluye el término “precoz”.

“El estudio EPOCA22 (Encuesta de Párkinson Observando la Calidad Asistencial), realizado por la Federación Española de Parkinson, refleja que más de la mitad de las personas con Parkinson en España tardan una media de entre 1 y 5 años desde que aparece el primer síntoma de la enfermedad hasta ser diagnosticadas. Incluso, un 19% espera más de 5 años a recibir el diagnóstico definitivo. Durante ese tiempo, las personas con párkinson y sus cuidadores realizan un infructuoso recorrido de consulta en consulta hasta que se dictamina, concluyente, el diagnóstico.

No obstante, según algunos especialistas, cuando la enfermedad se manifiesta a través del temblor, la consulta con el neurólogo suele ser más temprana que cuando lo hace con síntomas de torpeza motora o dolor. Entre un 20% y un 40% de las personas con Parkinson presentan indicios de depresión desde el inicio de la enfermedad y, en ocasiones, algunos años antes. Con frecuencia, el enlentecimiento y la torpeza, que pueden deberse a la enfermedad, se asocian a efectos secundarios de la depresión, lo que conlleva un retraso crítico en el diagnóstico.

La incertidumbre que vive una persona con párkinson hasta recibir la confirmación de su diagnóstico puede durar años y afectar sobremanera a su salud física y emocional. La inquietud de desconocer lo que le sucede y carecer de respuesta concreta a una serie de síntomas es ya de por sí un factor desestabilizador, y sólo la desaparición de esta incertidumbre le permite avanzar en el proceso de adaptación de la enfermedad. Por otra parte, cuanto antes se aplique el tratamiento adecuado, mejor calidad de vida tendrán las personas con párkinson. Es en el inicio de la enfermedad cuando se produce una mejor respuesta a los fármacos.  (………..). Sigue leyendo “Diagnóstico precoz de la enfermedad de Parkinson”