Parkinson; 2021/2022

Post número 175

De nuevo con vosotros. 

Está vez para desearos a todas y a todos que tengáis una buena despedida de este año que se acaba y por encima de todo, desearos que el 2022 sea un año mejor, que nos traiga mucha salud (entendida desde el prisma de cada uno) y mucha felicidad entendida como aquel estado de confort, satisfactorio, agradable, pleno que cada uno siente cuando las cosas van bien, salen razonablemente como uno espera o simplemente, cuando uno se siente animado, optimista y de buen humor o contento.

A veces pienso que los pacientes de Parkinson tenemos una percepción de lo que significa el tiempo distinta de las personas que no tienen esta enfermedad y estoy seguro que no soy el único que piensa así,  debido a que hay que aprovecharlo más intensamente en la medida sabemos que muy probablemente iremos perdiendo autonomía personal.  Hablaba hace poco con una compañera de chat y opinábamos lo mismo sobre la extraña sensación que ahora tenemos cuando empezamos a ver una película o serie en TV, sensación de perder un tiempo al que le damos un valor superlativo.

No obstante lo anterior, al hacer balance del año que se va, a mi me parece que ha cundido mucho, que ha habido momentos, estados y sensaciones de todo tipo y que repasar hacia atrás es muy bueno si lo utilizamos para valorar más el hoy y para encarar con ilusión y mayor motivación el futuro a corto plazo.

El propio Michael J.Fox en una de las entrevistas que le han hecho con motivo del lanzamiento de su cuarto libro, dice que con su edad y tras los casi 30 años desde diagnóstico, no cree que la curación este cerca o mejor dicho, muy cerca.  Pero me atrevería afirmar que acaba su frase como cualquiera de los pacientes haríamos, hablando de esperanza y de que es una esperanza fundada y soportada con unas inversiones y gastos en investigación muy relevantes y prometedoras.

Despido el año haciendo también hago balance de los 25 programas que he tenido la suerte de poder definir, realizar y emitir en Radio Parkies.  Ahora reflexiono sobre la buena acogida que ha tenido por el hecho de haber podido entrevistar a personas relacionadas o afectadas por la enfermedad que nos han dado su punto de vista, desde su posición, facilitándonos información que en algunas ocasiones o en muchas nos han aportado sensaciones positivas, ilusión, motivación, acompañamiento, fiabilidad, contraste.  Han sido creo que 22 programas de 25 y aprovecho para agradecer de nuevo a cada uno de los invitados su amabilidad y su disposición en dedicar una parte de su tiempo a nosotros, a todos nosotros. 

Ha sido, está siendo, otra forma de difundir esta enfermedad, que desde que en agosto de 2016 lancé este blog, ha sido y es mi gran objetivo.

¿Vaso medio lleno, vaso medio vacío?  Yo no soy el más apropiado para hablaros de esto porque mi ADN, no sé ni sabré nunca el motivo, me ha tirado siempre más a verlo algo más vacío.  Ni tampoco hace falta decir que la sociedad, nuestra sociedad, la que formamos todos, premia lo positivo, el éxito, el vaso medio lleno siempre.   Al final, hay que verlo medio lleno digamos que por egoísmo, por sentirse uno mejor pensando en clave optimista y positiva, incluso soñando despierto (que es gratis), y es que igualmente tendremos que luchar duro cada día, cada minuto, cada segundo…..pues vamos a colocarnos en el lado de la balanza que más ventaja teórica nos otorgue.

No sé si estoy filosofando, enrollándome o si ya he perdido el norte pero independientemente de quien haya repartido la baraja, de dónde vengamos, a donde vayamos y cual sea el objetivo y destino de todo este «sarao» llamado vida, tenemos una fuerza interior y un instinto que nos hace mover hacia la supervivencia y eso, siempre ayuda. Rendirse no es una opción. Yo pienso que mientras pueda vivir con una calidad razonable, esto seguirá siendo una aventura extraordinaria.

Eso sí, esta maldita enfermedad nos hace mover a nuestro ritmo, un ritmo distinto al de la sociedad y que debe ser explicado, compartido y conocido por ésta cada vez más y con mayor urgéncia.

Feliz año 2022 !!!!

6 comentarios sobre “Parkinson; 2021/2022

  1. como siempre articulo genial que invitan a la reflexió.me gustaria hbablar un dia de la «muerte laboral». Cogi la baja médica hace seis meses. Los companys me hicieron uns gran cena y un gran regalo. y si te he visto no me acuerdo. Trabajo( todavia cotizo) en una gran empresa ( de hecho la mas grande,en el corazon de la Gene). He trabajado en dos departamentos al frente de potentes equipos y me he sentido muy valorado, he sido profe de opos de mas de 2000 compañeros, habia establecido una gran xarxa de treball,era una referencia y mi opinión era tenida en cuenta.
    El dia que comunique que pasaba a segundo termino, que tenía que parar, salvo estimadas excepciones se cerrraron todas las puertas,se rompieron todas las xarxes y ni se han preocupado por mi ni porque me bajaba del autobús.Deje poner a a otro en mi puesto y me autocesé. Craso error, es mejor ser el jefe de baja que un tècnico de baja, aunque cobres lo mismo. Como bien dice el refran: el muerto al hoyo…

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Carles, la verdad es que te entiendo perfectamente y lo que explicas, supone una decepción muy grande para alquien como tú que durante la carrera profesional se ha comprometido y autoexigido muy por encima de lo requerido. Ese compromiso (aparte de tu más que seguro excelente performance) se extrae de tus frases y es lo que al final te ha supuesto un reconocimiento, ser un referente.

      Efectivamente se ha de hablar mucho más (quizás me pongo con ello) de lo que supone la muerte laboral cuando te sobreviene con mucha antelación y por un hecho disruptivo grave como el de una enfermedad como la que nos ocupa. En mi opinión, hiciste lo que tocaba, pensar en la empresa, en el conjunto, en tus compañeros y fuiste honesto dando ese paso al lado para que otro supliera lo que la enfermedad ya te impedía.

      La rueda de «los vivos» sigue dando vueltas y salvo en determinados países (norte de Europa….), la situación en que nos quedamos en nuestro país (en lo cuantitativo y, ojo, también en lo cualitativo) es claramente mejorable.

      Gracias por el comentario, valiente y honesto, que claramente merece reflexionemos y comentemos /desarrollemos

      Feliz año 2022 y un fuerte abrazo amigo !!!!!

      Me gusta

  2. Gracias Artur por compartir tus sentimientos. Yo en los ocho años que llevo diagnosticado he observado varías cosas: 1. Cuando te diagnostican el Párkinson pasa a ser una obsesión. Estas luchando suempre contra lis sintonas. 2. El ritmo cambia: como escribí en una de las canciones: “un lento deprisa@. 3. Se crea un vínculo muy fuerte entre las personas con la misma enfermedad. De ahí la importancia de las asociaciones y de socializar.
    Repito: Gracias Artur por lo que das y felices fiestas a todos!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Marcel, muchas gracias por tu comentario. La verdad es que coincido con todo lo que apuntas y además también llevo 8 años diagnosticado. Tu observación sobre el ritmo y lo de «un lento deprisa» es acertado, es genial !!!! Un abrazo fuerte

      Me gusta

Responder a arturamich Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.