Síntomas desconocidos de la enfermedad de Parkinson ( I )

ifoto-post-vision-jpg
Atardecer en noviembre

Regreso con un post (que ya es el número 65 !!! ) con el objetivo de difundir algunos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson prácticamente desconocidos para la Sociedad. Lo hago traduciendo un artículo publicado el 27 de octubre en la web de Michael J. Fox Foundation y en la serie Ask the MD (cuyo link lo adjunto al final) y, como comentaba, con el objetivo de siempre: difundir el conocimiento de esta enfermedad.

Tal y como las personas que padecen Parkinson saben muy bien, la enfermedad puede causar muchos más síntomas que aquellos que son claramente identificables desde el exterior. Algunos de los menos reconocidos, incluso entre los médicos, involucran los ojos y el sistema visual.

El Parkinson puede causar muchos síntomas, desde ojos secos hasta visión doble. Las alteraciones visuales no solo interfieren con la lectura o la conducción, sino que también pueden empeorar el caminar o el equilibrio e incluso contribuir a las alucinaciones.

Los problemas de visión pueden deberse a la enfermedad de Parkinson (EP), los medicamentos utilizados para tratarla o a afecciones del ojo o el párpado no relacionadas.

Las alteraciones visuales pueden ser parte de la enfermedad de Parkinson-

Del mismo modo que el Parkinson puede afectar la movilidad general, puede afectar el movimiento de los ojos, lo que puede dificultar el enfoque de los objetos o ver las cosas de cerca, como cuando se lee. Para tratar estos síntomas, los médicos pueden prescribir lentes correctivos y / o prismas (lentes especiales) y ajustar los medicamentos para el Parkinson.

El Parkinson también puede disminuir la capacidad de detectar colores individuales o hacer que parezcan más apagados. La EP causa una pérdida de células retinianas en el ojo que dependen de la dopamina para procesar y percibir el color.

El Parkinson también puede afectar a los párpados. Las personas con EP parpadean con menos frecuencia, lo que puede provocar sequedad, irritación o ardor en los ojos. A veces incluso causa visión borrosa. Las gotas para los ojos pueden ayudar.

Algunas personas con Parkinson tienen el problema opuesto al parpadeo excesivo que puede llevar al cierre involuntario de los ojos, llamado blefaroespasmo.

Algunas personas experimentan un síndrome llamado apraxia del párpado que causa dificultad para abrir los párpados. Cinta especial, gafas con bucles de alambre o “muletas” pueden ayudar a mantener los párpados abiertos.

Muchas personas están familiarizadas con la discinesia, es decir, los movimientos anormales e involuntarios del cuerpo que pueden ocurrir con un curso de enfermedad más prolongado y muchos años de uso de levodopa. Pocas personas saben, sin embargo, que la discinesia también puede afectar los ojos y causar visión borrosa. Si alguien está experimentando discinesia en otras partes del cuerpo, esto podría ser el culpable de las alteraciones visuales. Los ajustes de medicación pueden ser una solución.

Mientras que la discinesia generalmente ocurre en el estado motor “on”, cuando los síntomas de Parkinson están bien controlados, algunas personas empeoran la visión a medida que los medicamentos comienzan a desaparecer y los síntomas de Parkinson regresan. Los ajustes de los medicamentos también podría ser beneficiosos en estas situaciones.

Los medicamentos pueden afectar los ojos-

Todas las prescripciones tienen posibles efectos secundarios y algunas de ellas involucran el sistema visual.

Los medicamentos anticolinérgicos, como alguno que se usa para tratar el temblor, pueden provocar sequedad en los ojos y visión borrosa. Los tratamientos incluyen gotas para los ojos o compresas tibias. Si los síntomas son severos, puede ser necesario cambiar los medicamentos.

En fase de la enfermedad más avanzada, pueden ocurrir alucinaciones (ver cosas que no están allí) e ilusiones (malinterpretar cosas que están ahí, pensar que un árbol es una persona, por ejemplo). Estos síntomas visuales también pueden ser un efecto secundario de algunos medicamentos para el Parkinson. En general, es más probable que sucedan en personas que tienen problemas continuos con su visión (necesitan lentes correctivos o tienen otras afecciones que afectan los ojos, por ejemplo).

Los problemas visuales también son una parte común del envejecimiento-

A medida que una persona envejece, puede sufrir varias enfermedades de los ojos que pueden ocurrir independientemente de si tiene la enfermedad de Parkinson. Estos incluyen cataratas, degeneración macular y glaucoma.

Una catarata es una opacidad de la lente del ojo, que puede causar visión borrosa o doble, decoloración del color o mala visión nocturna. La cirugía puede corregir este problema.

La degeneración macular es daño a la mácula, una pequeña parte de la retina que mantiene el campo de visión central. A medida que esta enfermedad progresa, las imágenes en esta área pueden aparecer oscuras, borrosas o distorsionadas. Los tratamientos aún son limitados.

El glaucoma es una presión elevada en el ojo, que puede dañar el nervio óptico y provocar la pérdida de la visión. Se trata con gotas para los ojos o cirugía.

Formas de controlar los problemas de visión en el Parkinson-

Cuando aparece un síntoma visual en el curso de la enfermedad de Parkinson, es importante descartar otras afecciones. No cabe asumir directamente que se debe a la EP, especialmente si aparece repentinamente o fluctúa. Las personas con Parkinson ciertamente pueden tener otros problemas médicos que pueden afectar la visión. Si se piensa que el Parkinson o los medicamentos utilizados para tratarlo son la razón de sus síntomas visuales, su especialista en trastornos del movimiento puede ajustar su régimen de tratamiento. Si esto no funciona (o incluso si lo hace), la consulta con un oftalmólogo o un neurooftalmólogo (un médico con formación tanto en neurología como en oftalmología) puede ser beneficiosa. Él o ella puede examinar y tratar todas las condiciones mencionadas anteriormente.

Si se experimentan cambios en la visión, no hay que asociarlo automáticamente a la edad o a la enfermedad de Parkinson. Plantee siempre el problema a su médico, pregúntele qué podría estar causando sus síntomas y determine qué se puede hacer para aliviarlos. Juntos pueden trabajar para tratar de encontrar una solución que disminuya sus síntomas visuales y mejore su calidad de vida.

NOTA: La información médica contenida en este artículo es solo para fines de información general. La Fundación Michael J. Fox (y este blog personal) tiene una política de abstenerse de abogar, respaldar o promover cualquier tratamiento farmacológico, curso de tratamiento o empresa o institución específica. Es crucial y necesario que las decisiones de cuidado y tratamiento relacionadas con la enfermedad de Parkinson y cualquier otra afección médica se realicen siempre mediante consulta con un médico u otro profesional médico cualificado. 

Ver articulo original en el link Ask MD about vision and Parkinson disease

Hasta pronto